Seguidores

sábado, 24 de marzo de 2012

MIS NUEVOS AMIGOS



          A partir de aquel primer encuentro en el Casino las cosas empezaron a cambiar. Coincidía muchas veces a la hora de cenar con mis nuevos amigos y teníamos un ratito de charla y café . Poco a poco fuímos tomando confianza y me enteré de muchas cosas que desconocía.
          La farmacía pertenecía una mujer mayor, Dª  Cari, que en sus buenos tiempos fue una muchacha guapa y lozana, con mucha cultura y de muy buena familia que llevaba con gran eficacia el negocio. Pero por alguna causa que  desconozco cayó enferma, con algún tipo de obsesión o enfermedad mental, y un buen día se metió en la cama y ya no quiso salir más. Allí comía y vivía, sin salir a la calle, descuidando su aseo y su aspecto, y sin relacionarse con nadie, más que con la señora del pueblo que iba a limpiar.  Llevaba años en esas condiciones. Entre las cuatro paredes de su cuarto envejeciendo y marchitándose. No tenía hijos ni familia cercana, solo alguna sobrina  que vivía en Madrid y que iba a visitarla. Ante esa situación se hizo necesario contratar a alguien que se hiciera cargo de la farmacia, alguien competente y con estudios en la rama porque tendría que hacerlo absolutamente todo. Y aquí entra en juego Carmen, mi nueva amiga.
          Carmen era una persona agradable, abierta y muy campechana, que esperaba algún día tener una farmacia propia en el pueblo. Su novio, un estudiante de Filología Hispánica ya entrado en años, no se separaba de ella y la ayudaba mucho en los ratos que podía a despachar los medicamentos. No tenía oficio, acababa de colgar los hábitos, pues había sido fraile en un convento y se había puesto a estudiar esperando algún día encontrar un buen trabajo. Esto último ellos no me lo dijeron nunca, pero yo me enteré por los comentarios de la gente, algunos eran bromas, pero otros eran algo más hirientes. Hoy eso no tiene ya ninguna importancia, pero en aquellos años...era diferente, y todavía algunas personas no lo veían bien y era objeto de burlas y críticas.
          Sea como fuere, a mí me daba igual los comentarios y estuve muy contenta de haber entablado amistad con ellos.
-¡Vente a la farmacia con nosotros alguna tarde!-me dijo Carmen un día
          Y yo , tan ansiosa como estaba de conversación y de calorcito humano, no me hice de rogar, y muchos días, cuando terminaba de preparar las clases del día siguiente, me iba con ellos hasta casi la hora de la cena.
           El edificio era un poco viejo y estaba pegado a la carretera. Constaba de dos plantas. En la de arriba vivía Dª Cari con sus fantasmas y en la de abajo estaba la farmacía que tenía un cuartito donde guardaban los medicamentos clasificados en cajones. Era pequeñito, pero suficiente. Al lado tenía una mesa-camilla con un braserito delicioso. Cuando entraba alguien a por un medicamento salía alguno de ellos y se lo entregaba, pero como el pueblecito era tan pequeño no había demasiada  demanda.  La mayoría de los días no estábamos solos. Venían a la tertulia otras amigas, y así fue cómo el círculo se fue ampliando. Hablábamos de muchos temas y yo pasaba la tarde mucho más distraída.
          Cuando el tiempo mejoró salíamos a dar paseos por el sol hasta una zona que la llamaban "La Alameda", o nos tomábamos un café en la Taberna del Francés, donde iba la gente un poco más joven. No había más opciones. Pero poco a poco y muy lentamente me fuí encontrando más cómoda y ya no me parecía tan tedioso aquel rinconcito perdido. Hoy, cuando lo recuerdo, hasta siento añoranza y un cariño especial por aquel primer año, tan distinto a los que luego le siguieron.

28 comentarios:

  1. Gracias por compartir tan entrañables recuerdos

    ResponderEliminar
  2. Leyendo tu relato me he transportado a mi juventud, aquella juventud trabajadora, que siempre encontrábamos amigos y compañeros de fatigas, porque nosotros si las pasábamos. de todas las maneras, creo que nosotros con menos hemos sido más felices.

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. No sé si seríamos más felices que los jóvenes de ahora, pero si que valorábamos todo mucho más, teníamos otra percepción de la vida, más sencilla pero muchísimo más rica.
    Un abrazo, Mª Ángeles

    ResponderEliminar
  4. Gracias amiga mia por compartir tus hermosos recuerdos
    Ellos me llevan también a los mios...Recuerdos de lugares en los cuales al llegar me parecian que no iva a encajar por la forma de ser de las personas pereo he tenido la suerte de encontrarme con personas maravillosas que me hacen sonreir y eso es bueno
    Gracias pior compartir
    Besitos mi niña

    ResponderEliminar
  5. Que lindo lo narras, un simple recuerdo lo plasmas tan bien que el lector se siente parte de él. Me encantó!

    ResponderEliminar
  6. leyendo tu relato yo también recordé mis vivencias y si eramos más felices, cualquier cosa nueva nos hacia ilusión, todos eramos amigos de todos, habia otros valores.
    un saludo
    marian

    ResponderEliminar
  7. Interesante blog...
    Ya tienes una nueva seguidora
    www.mezclasypotingues.blogspot.com


    Un saludo
    Rosa

    ResponderEliminar
  8. Vengo a traerte un trocito de mi tarta y hacerte participe de mi sorteo en mi escondite
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  9. Gracias; Victoria. Felicidades por tu cumpleaños. Me pasaré por tu blog

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  10. Te felicito por la forma de contar tus recuerdos.
    Esos años pienso que no fueron mejores ni peores solo que los añoramos porque ya son pasado y solo están en el recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Vou tentar o acompanhar!

    escrevo poesia nos "7degraus" e sou portuguesa de Lisboa.

    Posso esperar sua visita?

    Um abraço e um obrigada antecipado,

    Maria luísa

    ResponderEliminar
  12. Gracias por compartir tus recuerdos con nosotros. Yo también conservo hermosos recuerdos y leerte me hace revivirlos

    ResponderEliminar
  13. Ohhh que bonitos recuerdos! Hay personas que seran inolvidables. Un placer haber conocido tu blog, Que tengas un lindo dia. Muchas Bendiciones y gracias por compartir,

    ResponderEliminar
  14. Bonita y nostálgica entrada llena de preciosos recuerdos y de hermosos paseos por la alameda llenandote de vida y de amistad. Que bálsamo para el corazón poder rememorar vivencias tan hermosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hermosos recuerdos que forman parte de tu corazón.

    Gracias por compartirlos

    ResponderEliminar
  16. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    EL HADA DE LOS CUENTOS

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

    José
    Ramón...


    ResponderEliminar
  17. Hola Pilar! Muy lindo tu blog, me encanta, y hacia mucho que no pasaba por acá. Te mando un beso enorme!!! Espero seguir el hilo de tus historias, son muy interesantes! =)

    Besos, miles!

    ResponderEliminar
  18. Una historia deliciosa Pilar. Evoca en mi mente y en mi corazón nostalgia de una época similar en mi vida. Me encanta como ese tipo de lugares se anclan en nuestra alma. Me ha encantado el relato. Quiero más!! jaja.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  19. Saludos desde Puerto Rico, Bello rinconcito de recuerdos, Que bien cuando podemos recordar las cosas buenas que vivimos dia a dia. Un placer conocerte y seguir tu blog, Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  20. Hoy, estoy convencida, de que no tendrías tan rápida y entrañable acogida.
    Eran otros tiempos y la gente era mucho más hospitalaria, por otra parte, al maestro se le tenía en gran estima y consideración.
    Actualmente vivimos acelerados, sólo pensamos en nosotros y no nos paramos a abrirle nuestro corazón al vecino o al compañero que tenemos al lado.
    Esos entrañables recuerdos, enriquecen tu vida y es un placer escucharlos.
    Abrazos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué delicioso escrito!¡Cuánto hedisfrutado leyéndolo, me parecia conocer a lo personajes, como si fueran viejos amigos, asi de bien los describes. Reconozco que leer algo tuyo es como un soplo de aire fresco que sale de mi ordenador y que me acerca a ti,que tanto me aportas. gracias por el ragalo del dia 24 de marzo pasado un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Que lindo relato, hay recuerdos que permanecen en el tiempo y que añoramos.
    Bss de colores.

    ResponderEliminar
  23. Hola preciosa, en primer lugar he de disculparme por no haber podido pasarme antes pro tu rinconcito, ya sabes.. avatares veraniegos que estoy deseando se acaben!
    Y ahora decirte que es una delicia leerte, de tu mano he ido a ese pequeño pueblo y me ha encantado conocer a esas personas sencillas y amables, tan cercanas que ya casi las echo de menos, me has recordado escenarios similares, amigos del pasado, pero que siempre tienen un huequecito en el corazón, por eso, por amistad inolvidable, aunque los caminos se separen a lo largo de la vida... esa pequeña farmacia podría ser la de mi pueblo, en el que también las malas lenguas a veces salían a pulir las esquinas, pero me quedo siempre con los buenos recuerdos... siempre. Gracias por este momento maravilloso. ¡Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  24. Me ha gustado leerte, con tu permiso me quedo por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar